jueves, 18 de marzo de 2021

 Inicio | Columnas

Coca Cola, en un mal momento.

Michael Añasco

El auge de las bebidas energéticas, el gusto por productos más sanos y la pandemia Covid19 han bajado el valor sus acciones en un 28% -2020- (Wall Street Journal) y ahora es una más de entre los miles de bebidas gaseosas en todo mundo. Red Bull.

Cafeína y azúcar son ingredientes adictivos de la legendaria bebida. Un señor tailandés Chaleo Yoovidhya se dio cuenta de eso y lanzó desde Austria Red Bull una bebida energética hecha para las maratones de video juego sacándole una buena cuota de mercado

 Movida Light.

Los ejecutivos lanzaron cientos de marcas de bebidas "lights", gastando millones, pero fueron superadas por bebidas de regionales o locales, por Pymes que sabían exactamente lo que sus consumidores querían.

En los 90s Coca Cola, se cansó de luchar contra la bebida cola nacional peruana Inka Kola y compro el 49% de las acciones. Ahora de sus mega plantas embotellan las 2 grandes marcas de refrescos peruanas.

Agua mineral Benedicto.

El chileno Marcelo Guital apostó todas sus fichas al agua mineral. El negocio tenía buenas perspectivas: costos de producción relativamente bajos y un mercado donde existía un gran margen para el crecimiento. Junto a tres socios juntaron cerca de US$ 500 mil y montaron el anhelado negocio.  Muy por sobre los pronósticos, lograron un 5% de participación de mercado durante el primer año y un impresionante 20% en el tercero. Por eso a nadie le sorprendió cuando lo vendió por más de US$ 50 millones a Coca Cola.

 Agüita e coco para.

No es que hace mucho tiempo el agua de coco embotellada era la próxima gran bebida. Como parte de ese fervor, Coca-Cola invirtió en Zico en 2009, la segunda marca de agua de coco más vendida.

Pero el destino de Zico aparentemente ya está decidido. Una gran parte del problema es la disminución del interés en el agua de coco en general: no solo Zico no pudo desafiar a Vita Coco por el trono del agua de coco. Donde haya cocos surgirá una marca de agua de coco.

Coca-Cola está recortando toda su línea de bebidas, según el Wall Street Journal, y un portavoz de la compañía le dijo al periódico que "están muy concentrados en satisfacer los deseos y necesidades de nuestros consumidores". Los productos que, según se informa, están bajo escrutinio incluyen marcas regionales como Northern Neck Ginger Ale y Delaware Punch, pero también lanzamientos nacionales más grandes como Diet Coke Feisty Cherry y Coke Life, una versión de edulcorante mixto y baja en calorías de la cola clásica que se lanzó con entusiasmo de su propio.

La que para muchos es la bebida más popular del mundo ha afrontado un mal trago durante lo peor de la pandemia y eso se va a traducir en su planificación publicitaria a futuro. Los resultados del segundo trimestre (2020) de Coca-Cola mostraron un declive de ingresos netos. Hay que recordar que más o menos la mitad de los ingresos de Coca-Cola se genera a través de bares, restaurantes, cines y eventos deportivos.

Menos embotelladoras.

La llegada de envases PET hizo inviable mantener las pequeñas embotelladoras. Se crearon grandes plantas para abastecer millones de clientes. Pero desde el 2000 se han construido Mega hiper embotelladoras robotizadas que pueden abastecer varios países.

Coca-Cola European Partners, el embotellador europeo del gigante de los refrescos, ha impulsado en Sevilla la mayor fábrica de toda Europa con un plan de ampliación que supondrá incrementar un 20% su capacidad de producción, que se eleva ahora a 740 millones de litros al año. cuenta ya con 190.000 metros cuadrados y suma una plantilla de 450 empleados, 240 de ellos en el embotellado.

Así, se sitúa ya entre las tres primeras por volumen de producción junto a las de Wakefield y Edmonton, ambas en Reino Unido. Pero cerraron Al margen del cierre de Málaga, en 2014 la compañía cerró en Alicante, Asturias, Palma de Mallorca y Fuenlabrada.

 

Topo Chico.

Coca Cola se cansó de la imagen familiar y convirtió "Topo Chico "un agua mineral mexicana en una bebida alcohólica multi-sabor.

La apuesta de Coca-Cola para competir en este nicho está elaborada con agua con gas, alcohol y aromas naturales sin gluten, según ha informado la compañía, y se lanzará en tres sabores: lima-limón, cereza y mango. Lo hará en latas de un tamaño de 33 centilitros con una graduación alcohólica del 4,7%. El gigante de las bebidas refrescantes lanzará la marca tanto en el canal alimentación como en el de hostelería.

 

Falta de marketing o de dinero.

Si alguien se roba la fórmula de la Coca Cola no se convertirá en millonario. Básicamente Coca Cola se mantiene por el marketing y la publicidad en los medios tradicionales. Pero nunca he visto un anuncio de la bebida en internet el medio de mayor alcance.

Si bien se piensa simplemente como ''Coca-Cola'', por sus bebidas, el negocio abarca muchos sectores. El Sistema Coca-Cola. -The Coca-Cola Company- y a más de 250 socios embotelladores en todo el mundo.

La Compañía es dueña de las marcas, tiene a su cargo las iniciativas de marketing para los consumidores y fabrica y vende concentrados, bases de bebidas y jarabes a los embotelladores. Pero las franquicias pueden vender otras bebidas en forma individual.

Desde el punto de vista legal o gerencial, el Sistema Coca-Cola no es una única entidad. La Compañía no posee ni controla a todos sus embotelladores.

En enero de 2006, aquellos que le pertenecen se reunieron para conformar el Grupo Operativo de Inversiones en Embotellado (BIG por sus siglas en inglés - Bottling Investment Group), el cual es, en la actualidad, el socio embotellador más importante dentro del Sistema Coca-Cola en cuanto a volumen.

Hoy, el BIG emplea más de 40.000 personas y opera en cuatro continentes. Sus ingresos aumentaron de 11.000 millones en 2004 a más de 20.000 millones en 2019 enfocarse en un crecimiento basado en ganancias sostenibles a largo plazo, el BIG ha logrado un margen operativo de diez por ciento en los últimos diez años.

Coca Cola ha intentado varias veces al mercado africano en general y el asiático. Es difícil tratar de vender una Coca Cola en continente escaso de agua potable siquiera.

En India se vende bien, pero en China no hay confianza. Este país vende los concentrados de bebidas muy similares "en la formula" a una fracción del valor de los concentrados originales. O sea, la competencia.  Coca Cola ha echado mano aguas minerales y agua minerales saborizadas.

Nota: Me fue imposible poner números de mercado ya que, bajo el Sistema Coca Cola, funcionan decenas de empresas que invierten en variados rubros, siendo las embotelladoras una división más de un conglomerado industrial, que puede envasar cualquier otro tipo de bebida como la cerveza.

El artículo se refiere al producto Coca Cola, la bebida azucarada con cafeína y otras marcas de la empresa como Coca Cola Light endulzada con estevia.

Mi primera palabra: papá, mamá no. Coca.

Me gusta el refresco: Si el original con azúcar y cafeína.

 

Michael Añasco

michaelanascoblogger@gmail.com

https://michaelanascoblogger.blogspot.com/

UyPress - Agencia Uruguaya de NoticiasRecibir boletin

domingo, 14 de marzo de 2021

 Inicio | Columnas

RUSIA DESPUÉS DE VLADIMIR PUTIN Y EL PUTINISMO

Michael Añasco

¿Bueno para los rusos o malo para rusos? Es la pregunta que todos se hacían y fue plasmada en papel por el investigador Tommy Wood con el título "Rusia después de Vladimir Putin".

Putin gana elección tras elección en Rusia por un amplísimo margen sobre los demás contendientes. ¿Cuáles son las razones fundamentales que explican no solo el triunfo de Putin sino el establecimiento de una asociación entre Rusia y el «Putinismo»? ¿Qué es lo que ha provocado este vuelco tan masivo hacia el actual mandatario?

"El topo"

El largo y accidentado mandato de Vladimir Putin comenzó en 2000.Era un "topo" de la KGB, con la misión de poner orden en Rusia. En octubre de este 2021, cumplirá sesenta y nuevos años. En el 2024 vence su mandato, pero quiere eternizarse, mediante un plebiscito en junio de 2021 que le permitiría ser re-eligdo continuamente.

Crimea mal negocio.

Las últimas elecciones le dieron a Putin más votos que la vez anteriores en términos absolutos. Tampoco es sorprendente que apareciese como la única solución para muchos. Un politólogo calificó al estado de ánimo de sus electores como «una exaltación de la desesperación». En el transcurso de sus 19 años de gobierno, el campo público de la política nacional ha estado completamente desolada de contendientes.

La política en Rusia se ha presentado, a través de la televisión y las grandes cadenas, utilizándolas como un arma efectiva de propaganda. Hoy en día no se permite que la oposición a Putin aparezca en el espacio ante público nacional. Resulta notorio y evidente que, las preguntas en las calles, la mayor parte de los rusos asegura que ha votado por Putin porque no hay otro «decente y potable».

Nadie, sin embargo, afirma que lo haya votado por tener un programa formidable o por considerar que, con él, llegará un futuro brillante. Putin, de hecho, no lo promete. Y tiene la habilidad de reconocer que «la situación está mal» pero «las cosas van bien».

Tiene la capacidad de expresar únicamente aquello que los otros quieren escuchar de él. Solo así logra convencer cuando dialoga con los hombres de negocios, con los liberales, con los comunistas o con los nacionalistas. Cada cual encuentra en Putin una porción del discurso que le resulta convincente y le genera nuevas esperanzas. Putin es una encarnación del resentimiento y del enojo, de los complejos y temores del pueblo ruso. Por eso su principal artilugio es presentarse como la persona capaz de evitar un futuro sombrío. Es decir, no se trata de aspirar a algo mejor sino de evitar algo peor.

Anexión de Crimea: Pésimo negocio.

La Rusia de Vladimir Putin ha sido, al menos en apariencia, uno de los regímenes más estables y predecibles del mundo: un gobierno autoritario asertivo sostenido por una combinación de represión y aquiescencia en el país. Eso fue hasta la anexión de Crimea en 2014 y el apoyo a los separatistas del Donnbbas. Circo para la platea interna y sanciones económicas de la UE y EE.UU.

Cada vez más autoritario.

Los rusos han visto como cada vez más, el ejecutivo se ha apropiado de las funciones correspondientes a la Duma-poder legislativo- y al poder judicial. Inclusive se entremezclan la Iglesia Ortodoxa Rusa y el estado. Esta Fe se convertido prácticamente en el culto oficial, lo que impide otros colectivos cristianos desarrollarse y ganar fieles. El caso demostrativo fue el de los Testigos de Jehová pidiendo asilo político a Finlandia. Una muy buena parte de los rusos, son musulmanes. Musulmanes "Light". Pero eso está cambiando

La Fundación Rusia Libre, un grupo de expertos con sede en Washington presidido por el exsecretario de Estado adjunto David Kramer, un informe de 170 páginas sobre cómo sería el país en 2030. Si bien el informe no intenta enmascarar las claras diferencias de opinión de los autores, existe cierto consenso sobre los puntos clave de tensión en el futuro inmediato de Rusia. La cuestión determinante es "Hablamos de una Rusia con Putin o una Rusia sin Putin"

Petróleo pan para hoy, hambre para mañana.

Rusia seguirá dependiendo de las exportaciones de energía.  A pesar de todo lo que se habla de reducir la dependencia del país de las exportaciones de petróleo y gas, estas representaron el 40 por ciento de los ingresos presupuestarios en 2019, frente al 25 por ciento en 2000. Pero este modelo se verá desafiado por el aumento de los vehículos eléctricos, una mayor competencia en el mercado mundial del gas natural y la disminución de la demanda de carbón, el tercer producto de exportación más importante de Rusia.

Pero si el precio del petróleo cae por debajo de los 30 dólares durante un período prolongado, las sanciones occidentales pueden volverse demasiado onerosas para cualquier régimen sucesor.

Rusia estará cada vez más bajo el dominio de China.

La alianza entre los dos países se fortalecerá, con Rusia suministrando más materias primas e importando bienes industriales de China. La amplia cooperación militar de los dos países puede verse reforzada por su creciente alineación contra Estados Unidos. En el escenario más probable discutido en el informe, Rusia se convertirá en un satélite chino, aumentando su poder militar y permitiendo gradualmente hasta que su mercado interno sea subsumido. Tanto las sanciones occidentales como la confrontación de Estados Unidos con Beijing hacen que este resultado sea más probable, a pesar de la impopularidad interna de tal alianza. Hasta las matriushkas vienen de China.

Sin aventuras militares de alto costo, pero obsérvese Bielorrusia y Kazajstán. Ninguno de los autores espera que Rusia realice movimientos militarmente agresivos contra los estados bálticos, pero Bielorrusia podría ser un objetivo atractivo y popular en el país si Putin quisiera permanecer en el poder más allá de 2024 como jefe de un estado unificado. Recordemos que Bielorrusia es un país bilingüe. El bielorruso y el ruso son los idiomas oficiales, pero el ruso es preponderante y lingua franca, siendo la Federación Rusa quien finanza su presupuesto y mantiene al dictador Lucachenko.

Por otra parte, es probable que la lenta sucesión de líderes en Kazajstán represente una amenaza. El estado vecino opta por alinearse más estrechamente con China o Turquía. Por lo tanto, los autores del informe ven a Bielorrusia y Kazajstán como objetivos más probables para la intromisión rusa que cualquier otro país.

Hay más kazajos en China que el mismo Kazajstán y una frontera casi abierta para ellos. Pero nadie está seguro de la verdadera fuerza militar de Moscú y la potencial popularidad interna de la agresión armada. Las recientes victorias en Ucrania y Siria fueron solo contra adversarios débiles. El ejército sigue sin fondos suficientes. El mayor temor están en los países centro asiáticas, Uzbequistan, Turquemenistan, Tadyiquistan, Agfanistan. Los grupos fundamentalista Islámicos ganan cada día más terreno.

La elite y el pueblo. En un país donde las empresas privadas representaron el 70 por ciento de la producción económica en 2004 y las empresas estatales controlan el 70 por ciento en la actualidad, una economía centralizada. Ninguno de los autores espera que las sanciones occidentales puedan hacer que cualquier facción dentro de la élite empresarial rusa se rebele contra Putin quien creo un sistema de dominio profundamente arraigado y que lo sobreviviría fácilmente.

Nos vemos en Londres.

En la era de Boris Yeltsein cuando la élite rusa abrazó con entusiasmo el capitalismo, la naciente oligarquía compro a precio de ganga complejos industriales. Putin los detestaba y restauro el control parcial o total por parte del estado sobre algunas de las grandes empresas de extracción de recursos en el sector de materias primas. La mayoría de los oligarcas de los 90s prefirieron malvender todo y marcharse a Londres.

Nadie está seguro

Para analistas internacionales Vladimir Putin ha entrado en pánico conspiratorio (desde hace rato) cuando su fiel segundo Mendeviev decidido de salirse de la poco democráticas re-eleciones de presidente y primer ministro.

La KGB nunca se fue. La KGB solo cambio de nombre FSB (Servicio Federal de Seguridad), ni siquiera cambio de domicilio. La Lubianka.

Las "Pussy Roit" lo vivieron en carne propia. La homosexualidad, volvió a ser prohibida. Los periodistas se han exiliado, no quieren terminar envenenados con cesio o en una golpiza o simplemente desaparecer. Cualquiera que concurra o apoye un movimiento civil o político de protesta es arriesgar la vida. Lo saben bien los vecinos de la ciudad de Arkangel , donde protestaban por un vertedero de basura. Tres de ellos regresaron con signos de maltrato severo. -Alexei Navalny -candidato de la oposición-fue condenado recientemente al opositor ruso a cumplir los tres años y medio de cárcel de una sentencia suspendida desde 2014.

Amnistía Internacional.

De las actitudes arbitrarias de jueces, policías y políticos en la administración se quejaron ante Putin los miembros del consejo de derechos humanos y entre los hechos que denunciados figuraban las negativas reiteradas en toda la geografía de Rusia a permitir manifestaciones de la oposición y también las negativas de los tribunales a aceptar como prueba de irregularidades en los comicios las cintas de vídeo instaladas oficialmente en los colegios electorales. "Rusia ya no puede declarar como una nación democrática".

La vida de los otros.

La recuperación en la política actual rusa del viejo concepto del "entorno hostil". Como en la antigua Unión Soviética que fue base ideológica y cobertura propagando la sospecha y la búsqueda histérica de enemigos. Vuelven a nacer en el nuevo contexto político. Vladimir Putin se basa en el control total de pueblo.

El Putinismo es, sin lugar a dudas, autoritario. Pero como consecuencia de ello, la gente parece hastiada de cualquier tipo de política. Putin explota esta sensación, ofreciéndole a los rusos una fórmula que funcionó muy bien en los tiempos de la bonanza económica petrolera: «yo gobierno y les doy mejores condiciones económicas y ustedes van a vivir cada día mejor, pero ustedes olvídense de la política y hagan lo que quieran: escriban y hablen con plena libertad, pero no se meten en lo mío». La situación cambió mucho en términos económicos. Con el bajo precio de los minerales, gas y petróleo no se puede mantener el sistema de bienestar social y la salud. Solo agranda el abismo entre ricos y pobre.

Delfín a la vista. No

Aunque logre una reforma constitucional que le permita re-re-elegirse, ya es un hombre de la tercera edad. Ha concentrado tanto poder, lo que hace difícil encontrar un candidato que lo sustituya. Y quien sea el elegido tendrá que desandar hacia una constitución menos presidencialista cuasi dictatorial. Es difícil encontrar otro candidato(a)para sustituirlo.

Baja demografía. Cuidado con China.

Rusia tenía 130 millones de personas en 17.3 millones de Km2. Según el censo de Rusia, realizado en el 2002, el país tendría unos 145 millones de habitantes; 103 millones en la parte europea y 42 millones en la parte asiática. Según el último censo de Rusia, en el 2010, el país tendría unos 143,84 millones de habitantes; 105,21 millones en la parte europea y 38,63 millones en la parte asiática. El 90% ellos residen en ciudades. La gran preocupación del gobierno ruso es no poder controlar la mayor parte su territorio. Siberia, la Taiga, la Tundra. Solo y gracias a aviones y satélites pueden ver algo allí abajo del espeso bosque es tierra de nadie. Desde destiladores ilegales de Vodka, caza furtiva de osos, tigres y el contrabando.

Vladivostok.

Cerca de Vladivostok hay grandes piscifactorías de salmón, pero en Moscú se consume salmón fresco noruego. Transportarlo en avión (la única forma) desde el Lejano Oriente, se triplicaría. El salmón ruso del lejano oriente se exporta a China, Japón, Corea del Sur o Australia.

Pero lo que es lejano a Moscú, es cercano a China quien a arrendado miles de hectáreas para la producción agropecuaria. La preocupación es real, hay miles de ciudadanos de la República Popular China residiendo legal o ilegalmente en Siberia, dedicados a la cosecha forestal, y la poca agricultura. En la casi siberiana Manchuria hay de 200 millones de habitantes. Del lado ruso no llegan a los 2 millones. Se teme una chinificacion y perdida real de esos territorios.

Las claves del Putinismo.

Cada elección le da a Putin más votos, en términos absolutos. Cuáles son las razones fundamentales que explican no solo el triunfo de Putin sino el establecimiento de una asociación entre Rusia y el «Putinismo»? ¿Qué es lo que ha provocado este vuelco tan masivo hacia el actual mandatario?

Cada elección le da a Putin más votos, en términos absolutos. Tampoco es sorprendente que apareciese como la única solución para muchos. Un politólogo calificó al estado de ánimo de sus electores como «una exaltación de la desesperación». En el transcurso de sus 19 años de gobierno, el campo público de la política nacional estuvo completamente desolado. La política en Rusia se ha presentado, a través de la televisión y las grandes cadenas, como un arma efectiva de propaganda. Hoy en día no se permite que la oposición a Putin aparezca en el espacio público nacional, hecho que puede extenderse a sus más cercanos y fieles colaboradores.

Resulta notorio y evidente que, ante las preguntas en las calles, la mayor parte de los rusos asegura que ha votado por Putin porque no hay otro «decente y potable». Nadie, sin embargo, afirma que lo haya votado por tener un programa formidable o por considerar que, con él, llegará un futuro brillante. Putin, de hecho, no lo promete.

El éxito real de Putin no puede ser explicado solo por la propaganda. El actual presidente de Rusia puede ser considerado como el «demagogo perfecto». Tiene la capacidad de expresar únicamente aquello que los otros quieren escuchar de él. Solo así logra convencer cuando dialoga con los hombres de negocios, con los liberales, con los comunistas o con los nacionalistas. Cada cual encuentra en Putin una porción del discurso que le resulta convincente y le genera nuevas esperanzas. Putin es una es una encarnación del resentimiento y del enojo, de los complejos y temores del pueblo ruso. Por eso su principal artilugio es presentarse como la persona capaz de evitar un futuro sombrío. Es decir, no se trata de aspirar a algo mejor sino de evitar algo peor.

Diversos analistas se refieren al putinismo como la expresión de un poder autoritario que combina hábilmente políticas para garantizar la «paz social» con anti occidentalismo de geometría variable. ¿Estas son algunas de las claves para comprender la construcción de poder de Putin?, ¿cuáles son las características principales del fenómeno Putin?

El putinismo es, sin lugar a dudas, autoritario. Pero este autoritarismo como sistema de gobierno es ineficiente, exageradamente burocrático y nada funcional. Como consecuencia de ello, la gente parece hastiada de cualquier tipo de política. Putin explota esta sensación, ofreciéndole a los rusos una fórmula que funcionó muy bien en los tiempos de la bonanza económica petrolera.

El problema para Putin es que, cada año se acorta más la posibilidad de una transición político seguro y pacífico. Esa es la actual trampa del poder en Rusia. Nadie quiere una revolución violenta. Pero tampoco nadie cree ya en la posibilidad de un tránsito tranquilo.

¿Existe verdaderamente alguna grieta en el «sistema Putin» ?, ¿qué pasa con los partidos de oposición vinculados a ideas progresistas o liberales, han conseguido hacer alguna mella en la ciudadanía rusa?

Los politólogos y los políticos de oposición no se cansan de hablar de la necesidad de grietas en el bloque del poder para producir futuro cambio. Creen que este bloque ya se está dividiendo. La lucha interna se refleja en una puja por manejar al propio Putin. Parece, de hecho, que Putin se pone cada vez más al servicio de su camarilla. Los grupos liberales -la izquierda no oficialista- y los progresistas en general están divididos en muchos partidos y grupos, pero hay dos divisiones: una es juvenil e intransigente alrededor de Alexei Navalny quien aparece como un verdadero David frente a Goliat-. Navalny aparece como un luchador intransigente, abnegado, democrático y liberal, aunque también nacionalista y autoritario, hecho que lo asemejaría a un «Putin joven». Esto espanta a demócratas y liberales convencionales. Y hay otro grupo constituido por numerosos colectivos y micropartidos, que sueñan con una transición pacífica o con una «Perestroika 2.0». Esto es absolutamente irreal ya que Putin no es un reformador sino un conservador. Hay que resaltar que Navalny ya conquistó las ciudades más grandes del país, y sobre todo la gente más activa y joven. Por eso es considerado como el mayor peligro para el régimen; a tal punto que Putin y la televisión oficial no pronuncian su nombre. Se lo llama «ese individuo» a cualquier fuerza política que provoque divisiones en el bloque occidental. Así, aprovecha a aquellos a los que, en Rusia, se califica de «idiotas útiles», como cierta gente de izquierda que aplaude al derechista Putin por su antiamericanismo, mientras él encarcela a anarquistas y progresistas.

Por otra parte, hay que destacar lo siguiente: aunque la fiebre de Crimea ya ha pasado, la propaganda oficial del putinismo consiguió implantar el sentimiento de la «fortaleza asediada». De un territorio único en un mundo hostil. ¿A qué apuntaba esto? A decir que vivimos tiempos de guerra y que, en tiempos así, no se cambia al comandante en jefe. Realmente la gente piensa que Putin es el único capaz de defender el país y la soberanía de Rusia. No importa si, en realidad, la soberanía rusa no corre peligro: a cada instante la propaganda dice lo contrario. Por eso, cada conflicto con el exterior fortalece a Putin.

En la Rusia de Putin los inversores ven un pantano de corrupción y burocracia. Nadie quiere terminar allí Por ejemplo Suecia y Finlandia dos potencias en materia de papeleras y de celulosa tienen millones de Km2 de bosques rusos y seria mas lógico trasladar desde allí la madera o invertir directamente en plantas de fabricar. La tecnología de industrias forestales podría "clonarse" en Rusia, tal como ocurrió varias empresas occidentales en China. Por eso vienen desde el hemisferio norte a plantar eucaliptos en América del sur. Putin debe recordar que es un topo de la ex KGB. Ellos le encomendaron un trabajo y pueden retirarlo si desean.

 

Michael Añasco

michaelanascoblogger@gmail.com

https://michaelanascoblogger.blogspot.com/

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias

Publicid

Publicidad

Publicidad

     
  •  
  •  

Inicio  |  Columnas 5 DE MAYO BICENTENARIO. ¿QUÉ MATÓ A NAPOLEÓN BONAPARTE? Michael Añasco   Mi muerte es prematura. Me han asesinado el oli...