lunes, 29 de noviembre de 2021

 Inicio | Columnas

LAS HADAS Y SUS TERRORÍFICAS HISTORIAS

Michael Añasco

Si pensamos en hadas, lo primero que vienen es Frozen la película con que me torturaron mis sobrinas y más en el tiempo "Campanita" de Peter Pan una de esas películas que Disney guardo bajo llave como "Dumbo o Pinocho" por ser perturbadoras para niños. En el caso de Peter Pan además de cruda, resulto confusa por su ambigüedad sexual del personaje varón interpretado por una actriz en las obras teatrales y las primeras películas.

Pero estas criaturas tienen orígenes mucho más oscuros, y alguna vez se pensó que eran más como vampiros chupadores de sangre no muertos.

En La comunidad secreta de elfos, faunos y hadas (1682), el folclorista Robert Kirk argumentó que las hadas son "los muertos", o de "una naturaleza intermedia entre el hombre y los ángeles". Esta asociación es particularmente prominente en la tradición celta. Escribiendo en 1887, Lady Jane Wilde popularizó la creencia irlandesa de que:

"las hadas son los ángeles caídos que fueron arrojados del cielo por el Señor Dios por su orgullo pecaminoso ... y el diablo les da conocimiento y poder y los envía a la tierra donde hacen mucho"

Cómo las hadas perdieron su mordisco.

Cuando el Peter Pan de JM Barrie debutó a principios de la década de 1900, la sociedad de esa época creía ampliamente que las hadas habitaban un mundo de espíritus en sombras. Fascinados por los ángeles, los fantasmas y los vampiros, los victorianos (posteriormente eduardianos) veían cada vez más a las hadas como las almas de los muertos. En lugar de disipar a las hadas, la primera guerra mundial y la pérdida de muchos seres queridos aumentaron la creencia en espíritus aireados y métodos ocultos para comunicarse con ellos.

Barrie equiparó el origen de las hadas con los niños:

Cuando el primer bebé se rió ... su risa se rompió en mil pedazos ... ese fue el comienzo de las hadas.

Esto está lejos de las hadas malévolas y su oscura historia en el folclore. En estas historias, roban niños, vuelven loca a la gente, arruinan el ganado y las cosechas y beben sangre humana. Barrie, por supuesto, era consciente de su lado oscuro. A pesar del polvo de hadas y el glamour, Tinker Bell es peligrosa y vengativa como una hada tentadora mortal. En un momento de la historia, incluso amenaza con matar a Wendy.

Peter Pan, o el niño que no crecería , debutó en el escenario en la Navidad de 1904. Se inspiró en la actuación de hadas en espectáculos populares como Bluebell in Fairyland de Seymour Hicks. Peter Pan fue canonizado por Disney en 1953 y nació el hada sentimental del celuloide. Las hadas tiernas y juveniles de la televisión infantil contemporánea son el resultado de esta Disneyficación.

Demonios hambrientos de sangre.

Pero en el folclore, las hadas son a menudo una fuerza demoníaca o no muerta; uno contra el que los humanos deben buscar protección. Como ha señalado la folclorista Katherine Briggs. En su Diccionario de hadas, escribió:

Las personas que caminaban solas de noche, especialmente a través de lugares encantados de hadas, tenían muchas formas de protegerse. Los primeros pueden ser símbolos sagrados, haciendo la señal de una cruz o llevando una cruz, particularmente una de hierro; mediante oraciones, o el canto de himnos, con agua bendita, rociada o transportada, y llevando y esparciendo el molde del cementerio en su camino. El pan y la sal también eran eficaces, y ambos eran considerados símbolos sagrados, uno de la vida y el otro de la eternidad.

Sin embargo, debido al gran éxito de Peter Pan y al prominente personaje de "duendecillo" de Tinker Bell, las criaturas eventualmente perderían su malevolencia al quedar confinadas en la guardería.

Barrié equiparó el origen de las hadas con los niños:

Cuando el primer bebé se río ... su risa se rompió en mil pedazos ... ese fue el comienzo de las hadas.

Es más, el país de las hadas tiene hambre de sangre humana. Esto vincula a las hadas con los muertos vengativos y con los vampiros. En los primeros relatos, los vampiros se definen como los cuerpos de los muertos, animados por espíritus malignos, que salen de sus tumbas en la noche, chupan la sangre de los vivos y, por lo tanto, los destruyen, como señala una entrada en el Oxford English Dictionary de 1734.

La historia de las hadas de Diane Purkiss incluye una leyenda de las Tierras Altas de Escocia que advierte que debes llevar agua a la casa por la noche, para que las hadas no apaguen su sed con tu sangre. Se decía que las hadas muy viejas, como los vampiros, se arrugaban y se secaban sin sangre fresca.

Los Baobhan Sith son hadas escocesas vampíricas. Estas hermosas banshees verdes tienen pezuñas en lugar de pies, bailan y agotan a sus víctimas masculinas y luego las hacen pedazos. Como muchas hadas, se las puede matar con hierro.

Dearg-Due son hadas vampíricas irlandesas o "chupadores de sangre roja". Se pensaba que eran influyentes en el cuento de vampiros femeninos Carmilla (1871) de Sheridan Le Fanu .

Halloween es supuestamente una época en la que el velo entre nuestro mundo y el mundo de las sombras es extremadamente delgado. Un momento en el que es más probable que escuches historias de encuentros entre humanos y hadas. Entonces, si este Halloween vas en busca de amigos alados, una advertencia para los curiosos, es posible que no sean tan dulces como crees.

Pise con cuidado y nunca entre en un anillo de hadas. Círculos de hongos, se cree que fueron creados por hadas bailando en rondas. Según el folclore, si te metes en un círculo de hongos así, puedes volverte invisible y bailar hasta que mueras de agotamiento. Así que un miedo saludable a las hadas siempre es prudente.

El gigante del cine animado reniega de algunos de sus clásicos mediante rótulos de advertencia y autocrítica por sus escenas de desprecio a las minorías raciales o apropiación de otras culturas.

Disney ha decidido reforzar con gran énfasis las advertencias sobre contenidos racistas y despectivos que venía introduciendo en algunas de sus producciones. "Este programa incluye representaciones negativas y/o un mal tratamiento de personas o culturas", arranca el nuevo y extenso texto que ahora incluye en esos filmes". El cartelito, que sustituye a la sucinta referencia anterior sobre posibles "representaciones culturales obsoletas", despliega un texto más largo que aparece una vez iniciada la película y no como discreto aviso previo. Dumbo (1941), Peter Pan (1953), El libro de la selva (1967) o Los aristogatos (1970) son algunas de las obras afectadas. Otras películas que fueron consideradas aptas para niños, ahora son para mayores de 16 años. Por ejemplo, Pinocho, 101 Dálmatas son películas aterradoras.

Valentina y Ratón Pérez.

Valentina, 5 años, con ojos lloroso contaba a todo quien pasara por la panadería que le había caído un diente, y el perro lo mando al buche. Le pedí a Laura la panadera si tenía alguna boleta.

"Este recibo vale por un diente de 100 pesos para el Ratón Pérez" y di 50 pesos". Me entere al otro día, que tenía un empacho. Recaudo más de 300 pesos y lo gasto en golosinas con los amiguitos. Después le reclamo a la madre que el ratón le debía 900 pesos de las boletas. Lo primero que aprenden los niños es contar el dinero y que una moneda vale menos que un billete.

El Hada de los dientes.

El hada de los dientes es una versión comercial reciente, como Papá Noel rojo y blanco de Coca Cola, el Conejo de Pascua y Halloween (versión moderna). El Hada de los dientes, aporta a la economía de EE. UU, entre 5 a 20 dólares por diente. Esto ha generado cierto merchandising. Una muñeca representa la imagen del hada es, generalmente, de una abuela bonachona, con o sin lentes y sus correspondientes alas. Una muñeca por cada diente.

En la edad oscura.

Durante la Edad Media, existieron otras supersticiones sobre los dientes de los niños. En Inglaterra, por ejemplo, se les pedía a los niños que quemaran sus dientes de leche para protegerse de las adversidades de la vida más allá de la muerte. Los que no lo hubieran hecho, pasarían toda la eternidad buscándolos. Otra razón para quemar los dientes era el miedo a las brujas: se creía que, si una de ellas conseguía un diente, podía tener control sobre la criatura. En las religiones tradicional africanas los dientes de leche sirven para las mujeres como símbolo de fertilidad para un embarazo sin complicaciones y recién nacido saludable.

Sin embargo, en la cultura nórdica y germana, les pagaban a los niños por sus dientes. Los dientes y otros artículos pertenecientes a los niños podían atraer la buena suerte en las batallas; los guerreros escandinavos colgaban los dientes de leche de su cuello. En definitiva, las "hadas "pasaron de malvadas entidades a seres bondadosos a través de Disneyficación.

El día que matamos al Ratón Pérez...

Michael Añasco

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias

viernes, 5 de noviembre de 2021

 El embajador de Azerbaiyán y los malos armenios. 

Embajador de Azerbaiyán ante Uruguay, Rashad Aslanov público un artículo, en este mismo medio y manifestó orgulloso de los logros de su país y de su expresidente Heydar Aliyev  y su hijo el actual presidente Ilham Aliyev. Todo enmarcado en la democracia sui generis de su país, donde siempre gana el mismo partido. Pero en cuestión de derechos humanos Amnistía Internacional no opina lo mismo. Igualmente, Armenia sale muy mal parada en lo interno persiguiendo a periodistas y pésimos actos de guerra en Nagorno-Karabaj. 

Texto original. 

Amnistía Internacional. 

"Información extraída de nuestro INFORME 2020/21" 

La población civil sufrió abusos generalizados contra los derechos humanos como consecuencia de los intensos combates que estallaron en septiembre entre Azerbaiyán y fuerzas armenias en Nagorno Karabaj. La violencia relacionada con el conflicto produjo muertes, lesiones, destrucción de medios de vida y desplazamientos. Las autoridades intensificaron la represión de la disidencia utilizando como pretexto el conflicto con Armenia y la pandemia de COVID-19. Decenas de activistas y dirigentes de la oposición fueron objeto de detención y reclusión arbitrarias. Se restringió aún más la libertad de reunión y de expresión en respuesta al creciente descontento social; la libertad de asociación continuó sometida a restricciones. Se hostigó a profesionales del derecho, y continuaron siendo generalizadas las denuncias de tortura y otros malos tratos infligidos bajo custodia a personas críticas con el gobierno. 

Ataques indiscriminados. 

El 27 de septiembre estallaron intensos combates entre Azerbaiyán y Armenia y fuerzas apoyadas por ésta última en la región secesionista azerbaiyana de Nagorno Karabaj. Todas las partes en el conflicto usaron armas explosivas pesadas, con efectos en una amplia superficie, contra zonas civiles densamente pobladas, incluidos misiles balísticos y descargas de artillería con cohetes conocidos por su poca precisión que causaron muertes, lesiones y daños generalizados en la población civil. Indicios contrastados indicaban que ambos bandos emplearon munición de racimo, prohibida por el derecho internacional humanitario, en ataques como, por ejemplo, los efectuados sobre Stepanakert/Khankendi, capital de la región de Nagorno Karabaj, el 4 de octubre, y sobre la ciudad de Barda, en una zona bajo el control del gobierno de Azerbaiyán, el 28 de octubre (2020). 

Crímenes de guerra. 

Las fuerzas azerbaiyanas cometieron crímenes de guerra en Nagorno Karabaj. Varios vídeos verificados mostraban los malos tratos infligidos a prisioneros de guerra y otras personas capturadas, decapitaciones y profanación de cadáveres de soldados del bando contrario.  

Libertad de expresión. 

Las autoridades intensificaron la represión a medida que aumentaba el número de personas que expresaban su descontento en las calles, a través de las redes sociales y por otros medios. 

Más de una decena de personas, entre las que figuraban periodistas y activistas de la oposición que criticaban a las autoridades por su gestión de la pandemia, fueron condenadas a cumplir entre 10 y 30 días de “detención administrativa” por cargos falsos como desobedecer órdenes de la policía y saltarse las normas de confinamiento. 

Las autoridades intensificaron las detenciones por cargos penales de motivación política. Tras anunciar el presidente Ilham Aliyev el 19 de marzo que para hacer frente a la pandemia se iba a “aislar” y “limpiar” la oposición del país, se sucedieron las detenciones de detractores del gobierno.  

El 25 de marzo se detuvo al destacado activista de la oposición Tofig Yagublu por cargos falsos de vandalismo. El 18 de septiembre, el Tribunal de Apelación de Bakú, la capital, le conmutó la pena de cuatro años y tres meses de cárcel por arresto domiciliario con efecto inmediato. El 30 de marzo se detuvo al defensor de los derechos humanos Elchin Mammad, acusado de robo, y el 18 de octubre un tribunal de Sumgait le impuso una pena de cuatro años de cárcel. Ambos habían criticado públicamente a las autoridades. El 9 de noviembre, Farkhaddin Abbasov, activista de etnia Talyshi encarcelado por criticar a las autoridades, murió en prisión, presuntamente, por suicidio. Al concluir el año no se había llevado a cabo ninguna investigación efectiva sobre su muerte. 

El hostigamiento a la oposición política llegó a su punto álgido cuando el presidente Ilham Aliyev culpó de las protestas multitudinarias celebradas el 15 de julio en Bakú al partido de oposición Frente Popular de Azerbaiyán, acusándolo de llevar a cabo una insurrección. Un total de 40 activistas del Frente Popular de Azerbaiyán, entre los que figuraban 4 de sus principales dirigentes, fueron detenidos por cargos de motivación política que iban desde alteración del orden público a resistencia a la policía. 

Continuó la preocupación internacional por la represión de la disidencia. En enero, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa condenó los “procesamientos de represalia” y el “preocupante patrón de detenciones y reclusiones arbitrarias de personas críticas con el gobierno”. Durante el año, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) halló motivaciones políticas en la detención arbitraria de detractores del gobierno en al menos tres demandas distintas, a saber, las de los activistas Bayram Mammadov y Giyas Ibrahimov, los destacados defensora y defensor de los derechos humanos Leyla y Arif Yunus y la periodista de investigación Khadija Ismayilova. 

El 4 de septiembre, el Comité de ministros del Consejo de Europa puso fin a los procedimientos de infracción contra Azerbaiyán después de que el Tribunal Supremo del país absolviera a Ilgar Mammadov y Rasul Jafarov, dos de los demandantes que, según el TEDH, habían sido encarcelados injustamente por criticar al gobierno. Otros seis demandantes, incluidos destacados defensores de los derechos humanos que figuraban en la demanda de Ilgar Mammadov, no fueron absueltos, pese a la petición del Comité de que se anularan sus sentencias condenatorias, y siguieron sufriendo consecuencias penales arbitrarias, como la prohibición de viajar y la imposibilidad de acceder a cuentas bancarias. 

Libertad de asociación. 

A pesar del compromiso de simplificar los requisitos de inscripción en registro de las ONG y facilitar la recepción de financiación extranjera mediante el Plan de Acción para un Gobierno Abierto, adoptado por el gobierno de Azerbaiyán en febrero, persistieron los obstáculos al registro oficial de las ONG independientes, y se siguieron rechazando arbitrariamente solicitudes de registro y de subvención. Las ONG independientes no pudieron reanudar sus actividades, y sus dirigentes continuaron expuestos a sanciones tras sentencias condenatorias infundadas que también les impedían presentarse a elecciones. 

Los abogados y abogadas de derechos humanos continuaron haciendo frente a hostigamiento por desempeñar su labor profesional, lo que afectaba a su independencia y a su predisposición a aceptar casos relacionados con los derechos humanos. En junio, el abogado Javad Javadov fue amonestado arbitrariamente por el Colegio de Abogados como represalia por divulgar en las redes sociales información sobre los presuntos malos tratos infligidos bajo custodia policial a su cliente Kerim Suleymanli. También en junio, el TEDH falló que la suspensión e inhabilitación del destacado abogado Khalid Bagirov —por cuestionar la imparcialidad de la sentencia judicial en la causa de su cliente— había vulnerado su derecho a la vida privada y a la libertad de expresión. 

Libertad de reunión. 

El derecho a la libertad de reunión continuó gravemente restringido mientras se seguía penalizando a manifestantes por el mero hecho de participar pacíficamente en reuniones públicas. 

Los días 11 y 16 de febrero, la policía reprimió y dispersó violentamente protestas contra el fraude electoral en las elecciones parlamentarias frente a la Comisión Electoral Central de Bakú, golpeando y arrestando a manifestantes. 

El 15 de julio, la policía hizo uso excesivo de la fuerza para disolver una manifestación que había comenzado el día anterior, cuando miles de personas se concentraron pacíficamente frente al edificio del Parlamento en Bakú para exigir una respuesta militar más contundente contra las fuerzas armenias tras los enfrentamientos en la frontera. Las protestas se tornaron violentas cuando un pequeño grupo de manifestantes entró sin autorización en el edificio. La policía y las fuerzas de seguridad emplearon fuerza excesiva, incluidos cañones de agua, para desalojar a los intrusos y dispersar a la multitud en el exterior. Los enfrentamientos consiguientes se saldaron con varios manifestantes y periodistas heridos, y la policía confiscó el material de algunos de los periodistas que cubrían la concentración. Un total de 70 personas fueron detenidas inmediatamente después de la manifestación. 

Tortura y otros malos tratos 

Las denuncias de tortura y otros malos tratos seguían siendo generalizadas. 

En febrero, en su sentencia en la causa Ibrahimov and Mammadov v. Azerbaiyán, el TEDH concluyó que los dos activistas demandantes habían sido sometidos a malos tratos por agentes de la policía para obligarlos a confesar cargos graves y que las autoridades no habían investigado de manera proactiva las denuncias de tortura. 

Las personas detenidas tras las protestas del 15 de julio fueron recluidas en condiciones de hacinamiento en calabozos policiales calurosos, sin ventilación y con alimentos y agua limitados. Según informes, sufrieron golpes y abusos, y se les negó el acceso a asistencia letrada y a sus familias. 

Armenios, ningunos santos. 

Armenia y Azerbaiyán: Se insta a investigar con urgencia espantosos vídeos de decapitación y crímenes de guerra 

Tanto las fuerzas azerbaiyanas como las armenias han cometido crímenes de guerra durante los recientes combates librados en Nagorno Karabaj, ha manifestado Amnistía Internacional tras verificar unos vídeos de decapitación de personas capturadas y profanación de cadáveres de enemigos. 

La organización ha analizado 22 vídeos que muestran ejecuciones extrajudiciales, malos tratos a prisioneros de guerra y otras personas capturadas y profanación de cadáveres de soldados del bando contrario. 

En dos de ellos se ven ejecuciones extrajudiciales por decapitación, perpetradas por miembros del ejército azerbaiyano, y en otro aparece un guardia de fronteras azerbaiyano a quien cortan la garganta. 

La depravación y falta de humanidad captadas en estos vídeos ponen de manifiesto la intención deliberada de causar daño y humillación extremos a las víctimas. 

Denis Krivosheev. 

Los vídeos se han compartido en cuentas y grupos privados de Telegram durante las tres últimas semanas. El proyecto Evidence Lab del Programa de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional ha utilizado técnicas de verificación digital para confirmar su autenticidad. 

“Durante los combates librados recientemente en Nagorno Karabaj, miembros de las fuerzas de ambos bandos han dado muestra de un comportamiento horrendo, que revela una absoluta falta de respeto por las leyes de la guerra”, ha afirmado Denis Krivosheev, director de Investigación de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central. 

La depravación y falta de humanidad captadas en estos vídeos ponen de manifiesto la intención deliberada de causar daño y humillación extremos a las víctimas. 

“Tanto las autoridades azerbaiyanas como las armenias deben abrir de inmediato investigaciones independientes e imparciales para identificar a todos los responsables. Los perpetradores de estos crímenes, así como los mandos que ordenaron o consintieron su comisión, deber ser llevados ante la justicia.” 

La investigación de Amnistía Internacional ha confirmado que las imágenes son auténticas, y las pruebas técnicas realizadas con los vídeos indican que no se han manipulado. Asimismo, un perito patólogo independiente ha verificado también los detalles de las heridas. 

Decapitación y mutilación a manos del ejército azerbaiyano. 

Un vídeo del primer incidente muestra a un grupo de hombres con uniforme del ejército azerbaiyano que inmovilizan a un hombre al que se ve forcejear, mientras otro soldado lo decapita con un cuchillo. Cabe identificar al verdugo como un soldado azerbaiyano por el tipo de camuflaje de su uniforme, la bandera azerbaiyana en el hombro y un parche en la manga con su grupo sanguíneo, algo habitual entre los soldados azerbaiyanos. La víctima aparece sin camisa, sólo con la ropa interior y los pantalones. Tras la decapitación, la gente aplaude y lanza fuertes vítores. 

En el segundo vídeo de este incidente aparece la cabeza de la víctima junto al cadáver de un cerdo. Los hombres hablan en azerbaiyano, y el micrófono de la cámara registra lo que le dicen a la víctima: frases como “no tienes honor así es como vengamos la sangre de nuestros mártires” y “así es como nos vengamos, cortando cabezas”. Según las fuentes de Amnistía Internacional, la víctima era un civil armenio. 

Un vídeo del segundo incidente muestra a dos hombres con uniformes que coinciden con los del ejército azerbaiyano por características como una bandera claramente azerbaiyana en el hombro derecho de uno de ellos y un casco “seccionado”, como el que utilizan normalmente las fuerzas de operaciones especiales. La víctima es un anciano vestido de civil, a quien sujetan contra el suelo. Se le escucha pedir piedad reiteradamente, diciendo: “Piedad, por Alá”. 

Aunque habla en azerbaiyano, su acento no es de Azerbaiyán. Amnistía Internacional cree que lo más probable es que fuera habitante armenio de Nagorno Karabaj. A uno de los hombres se le oye decir: “Toma a este”, a la vez que entrega un cuchillo al otro, quien comienza a cortar brutalmente la garganta al anciano antes de que termine el vídeo. 

Homicidio premeditado de un guardia de fronteras azerbaiyano. 

En el tercer incidente, el vídeo muestra un hombre con uniforme de la patrulla de fronteras azerbaiyana tendido en el suelo, al que amordazan y atan. La persona que graba el vídeo le habla en armenio, luego se acerca a él y le pone un cuchillo en la garganta. 

Según los medios de comunicación azerbaiyanos, lo mataron en ese incidente, y se llamaba Ismail Irapov. En el vídeo no se le ve morir, pero un examen patológico independiente ha confirmado que la herida que sufrió debió de provocarle la muerte en cuestión de minutos. 

Atentados contra la dignidad personal y trato inhumano. 

Once vídeos más son de abusos cometidos por fuerzas armenias, y otros siete, de abusos de las fuerzas azerbaiyanas. En algunos de ellos se ve a unos soldados armenios cortar la oreja de un soldado azerbaiyano muerto, arrastrar el cadáver de un soldado azerbaiyano por el suelo con una cuerda atada a pies y ponerse encima del cadáver de un soldado azerbaiyano. En otros vídeos, los soldados azerbaiyanos dan patadas y golpes a unos prisioneros armenios atados y con los ojos vendados y los obligan a hacer declaraciones de oposición a su gobierno. 

El derecho internacional humanitario prohíbe expresamente los actos de violencia contra personas detenidas, incluidos los prisioneros de guerra; la mutilación de cadáveres, y la grabación de confesiones o denuncias con fines propagandísticos. 

El tercer Convenio de Ginebra dispone: “Los prisioneros de guerra deberán ser tratados humanamente en todas las circunstancias […] En particular, ningún prisionero de guerra podrá ser sometido a mutilaciones físicas […] Asimismo, los prisioneros de guerra deberán ser protegidos en todo tiempo, especialmente contra todo acto de violencia o de intimidación, contra los insultos y la curiosidad pública. Están prohibidas las medidas de represalia contra ellos”. 

El homicidio intencional; la tortura o los malos tratos, y los atentados contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes y la profanación de cadáveres, son crímenes de guerra 

Información complementaria. 

El 27 de septiembre (2020) estallaron intensos combates entre fuerzas azerbaiyanas y armenias, así como otras apoyadas por Armenia, en la región de Nagorno Karabaj. En los meses siguientes, ambos bandos intercambiaron fuego de artillería y cohetes. 

Amnistía Internacional ha pedido a todas las partes en el conflicto que respeten plenamente el derecho internacional humanitario y protejan a la población civil de los efectos de las hostilidades.  

Armenia y Azerbaiyán: Decenas de civiles muertos por el uso indiscriminado de armas en el conflicto de Nagorno Karabaj. Personal investigador sobre el terreno visitó decenas de escenarios de ataques en Azerbaiyán y Armenia. Los indicios contradicen a ambos bandos cuando niegan haber lanzado ataques indiscriminados con municiones de racimo ni de otra índole. 

Otras armas usadas fueron misiles balísticos y ráfagas de artillería y cohetes conocidos por su imprecisión. 

Las fuerzas armenias y azerbaiyanas, al usar repetidamente armas conocidas por su imprecisión y efectos indiscriminados —como las municiones de racimo y las armas explosivas con efectos en una amplia superficie usadas en zonas civiles densamente pobladas—, violaron el derecho internacional humanitario, causaron decenas de muertes y cientos de lesiones entre la población civil y destruyeron viviendas e infraestructuras básicas en el reciente conflicto; así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional. 

El nuevo informe de la organización, In the Line of FireCivilian casualties from unlawful strikes in the Armenian-Azerbaijani conflicto over Nagorno-Karabakh, se basa en una investigación sobre el terreno a ambos lados del conflicto y documenta detalladamente 18 ataques de fuerzas armenias y azerbaiyanas que mataron ilegalmente a civiles. En el conflicto, que duró 44 días (desde finales de septiembre hasta principios de noviembre de 2020), murieron al menos 146 civiles, entre los que había muchos menores y personas de edad avanzada. 

Las fuerzas armenias emplearon armamento de escasa precisión, como misiles balísticos, lanzacohetes múltiples no guiados y artillería. Las fuerzas azerbaiyanas usaron también artillería y lanzacohetes múltiples no guiados. Las autoridades de ambas partes aseguran que no lanzaron ataques indiscriminados sobre zonas civiles ni usaron municiones de racimo, a pesar de los claros indicios de que ambos lo hicieron. 

“Al usar este armamento impreciso y mortal en las inmediaciones de zonas civiles, las fuerzas armenias y azerbaiyanas violaron las leyes de la guerra y mostraron desprecio por la vida humana”, ha manifestado Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central. 

Al usar este armamento impreciso y mortal en las inmediaciones de zonas civiles, las fuerzas armenias y azerbaiyanas violaron las leyes de la guerra y mostraron desprecio por la vida humana. 

 Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central 

“Murieron civiles, se rompieron familias y se destruyeron incontables viviendas porque todas las partes del conflicto usaron armas notoriamente imprecisas contra ciudades y pueblos.” 

El número de víctimas civiles seguramente habría sido muy superior de no ser porque mucha gente ya había huido de las zonas afectadas o se había refugiado en sótanos al estallar el conflicto. 

Decenas de escenarios de ataques visitados. 

Integrantes del equipo de investigación de Amnistía Internacional visitaron los lugares de los ataques en ambos lados del conflicto. Fuentes de datos del mapa base: OCHA, ROCCA, ESRI© Amnesty International. Basemap data: OCHA, ROCCA, ESRI 

Integrantes del equipo de investigación de Amnistía Internacional visitaron los lugares de los ataques en ambos lados del conflicto. Fuentes de datos del mapa base: OCHA, ROCCA, ESRI 

La organización entrevistó a 79 sobrevivientes, testigos y familiares de civiles que habían muerto o sufrido lesiones en los ataques, así como a autoridades locales civiles y militares, personal de ONG y periodistas. 

El Equipo de Respuesta a las Crisis de Amnistía Internacional analizó fragmentos de municiones usadas en los ataques y examinó vídeos, fotografías e imágenes de satélite del conflicto. 

  

“Nuestra investigación reveló un cuadro sistemático de ataques indiscriminados y desproporcionados de ambas partes que causaron muertes y lesiones entre la población civil, así como daños en bienes de carácter civil. Se efectuaron ataques repetidamente sobre zonas residenciales civiles alejadas de los frentes del conflicto y donde normalmente no había objetivos militares reconocibles en las proximidades”, ha dicho Marie Struthers. 

Ataques de las fuerzas armenias. 

Amnistía Internacional documentó ocho ataques aéreos de las fuerzas armenias sobre ciudades y pueblos de Azerbaiyán, que mataron a un total de 72 civiles. 

En la ciudad de Ganyá, 21 civiles perdieron la vida y más de 50 resultaron heridos el 17 de octubre, cuando un misil balístico SCUD-B impactó en el barrio de Mukhtar Hajiyev. La hija de Sudaba AsgarovaNigar, murió en el ataque, la víspera de su 15º cumpleaños. “Era mi única hija. Lo único que tenía”, dijo Sudaba a Amnistía Internacional. 

Ramiz Gahramanov, de 64 años, contó a la organización que en el mismo ataque habían muerto su hija Khatira, de 34, su nieto Orhan, de 11, y sus nietas Maryam, de 6, y Laman, de 18. Así contó Ramiz lo sucedido tras la explosión: “Al mirar abajo vi que la casa estaba completamente derruida y supe al instante que todos habían muerto, porque nadie habría sobrevivido a una destrucción semejante. No pude encontrar los cadáveres de mis nietos. Pasaron días hasta que aparecieron fragmentos de sus cuerpos, en la calle contigua, y los demás restos nunca se encontraron.” 

Al mirar abajo vi que la casa estaba completamente derruida y supe al instante que todos habían muerto, porque nadie habría sobrevivido a una destrucción semejante. No pude encontrar los cadáveres de mis nietos. Pasaron días hasta que aparecieron fragmentos de sus cuerpos, en la calle contigua, y los demás restos nunca se encontraron. 

Rahiz Gahramanov, 64 años, que perdió a varios miembros de su familia en un ataque a Ganja 

El 27 de octubre, las fuerzas armenias lanzaron un ataque con bombas de racimo sobre el pueblo de Qarayusufli que causó 5 víctimas mortales, 14 personas heridas y daños generalizados en viviendas. Una de las víctimas mortales fue una niña de 7 años, Aysu Iskandarli, que estaba jugando en un columpio en el jardín de su casa. 

Las fuerzas armenias también dispararon varios cohetes de gran calibre contra la ciudad de Bardá, a más de 20 kilómetros del frente, el 28 de octubre. Tres cohetes impactaron en el centro de la ciudad, dos de ellos cerca de hospitales. El tercero, un cohete Smerch 9M55 de fabricación rusa que contenía 72 submuniciones de racimo 9N235, impactó en el centro de una glorieta llena de gente, matando a 21 civiles. 

El 27 de septiembre, fecha del inicio del conflicto, las fuerzas armenias lanzaron un ataque de artillería en Gashalti, cerca de Naftalan, que causó la muerte a cinco miembros de la familia Gurbanov y destruyó parcialmente su vivienda. Bakhtiar Gurbanov, quien perdió a su, padre, su madre, la esposa de su hermano y sus dos sobrinos, contó lo siguiente a Amnistía Internacional: “Destrozó nuestra familia. Habíamos empezado a reformar la casa antes de la guerra; ahora ya no soportamos estar aquí.” 

Ataques de las fuerzas azerbaiyanas. 

Amnistía Internacional documentó nueve ataques aéreos de las fuerzas azerbaiyanas sobre ciudades y pueblos de Nagorno Karabaj y uno sobre Armenia, en los que un total de 11 civiles perdieron la vida. Según las autoridades de facto, al menos 52 civiles armenios resultaron muertos en el conflicto. 

La ciudad más importante de la región, Stepanakert, sufrió frecuentes ataques, a veces incluso varios en el mismo día. Algunos se llevaron a cabo usando armas de efecto intrínsecamente indiscriminado, como cohetes Grad de 122 mm y municiones de racimo internacionalmente prohibidas. 

 Una sucesión de ataques perpetrados el 4 de octubre mataron a 4 civiles e hirieron a 12. Naver Lalayal contó a Amnistía Internacional cómo había muerto su padre, Arkadi, de 69 años, a causa de este ataque: 

“Desde que empezó la guerra, mi padre y mi madre permanecían con otros residentes en un refugio habilitado en el sótano del edificio, y subían de vez en cuando al piso para usar el cuarto de baño y la cocina. Esa mañana, mi padre había subido al piso y estaba asomado a la terraza cuando un cohete explotó en el jardín. Murió en el acto, y el piso sufrió graves destrozos”. 

Personal independiente especializado en armas examinó los fragmentos de munición encontrados por Amnistía Internacional en el lugar del ataque y los identificó como “partes probables de un misil balístico EXTRA”, arma fabricada por Israel de la que se sabe que ha sido vendida a Azerbaiyán. 

Varios lugares más de la ciudad sufrieron ataques ese mismo día, entre ellos uno próximo a una escuela cuando ya no había clases y otro cercano a la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja. 

En otros ataques contra Stepanakert, al parecer las fuerzas azerbaiyanas atacaron deliberadamente infraestructuras esenciales, incluido el gran complejo de servicios de emergencia situado en el extremo oriental de la ciudad. El 2 de octubre, hacia las dos de la tarde, un cohete impactó en el aparcamiento adyacente al complejo; como consecuencia, un miembro del personal de emergencia, Hovhannes Aghajanyan, de 25 años, sufrió heridas mortales,10 de sus colegas resultaron heridos y el hangar que alberga los vehículos de emergencia sufrió graves daños. 

Victoria era nuestro angelito. Se ha ido […] Mi hijo pequeño todavía se despierta diciendo que hay aviones en el cielo lanzando bombas. 

Anahit Gevorgyan, cuya hija de ocho años murió y su hijo de dos años resultó herido en un ataque contra Martuni 

En Martuni se perpetraron 12 ataques en un lapso de cuatro minutos el 27 de septiembre, que causaron la muerte de una niña de 8 años, Victoria Gevorgyan, y dejaron gravemente herido y traumatizado a su hermano de dos años, Artsvik. 

Davit Khachatran, residente de Martakert, contó a la organización que tanto su padre y su madre como su tía, todos de alrededor de 60 años, murieron en el acto cuando un cohete Grad impactó en la entrada de un edificio frente al negocio familiar de fruta y verdura el 30 de septiembre. El cohete seguía incrustado en las escaleras del edificio cuando Amnistía Internacional visitó el lugar a mediados de diciembre. 

Las autoridades armenias y azerbaiyanas deben emprender de inmediato investigaciones imparciales sobre el uso incesante y a menudo irresponsable de armamento pesado explosivo en zonas civiles densamente pobladas. 

Marie Struthers. 

“Las autoridades armenias y azerbaiyanas deben emprender de inmediato investigaciones imparciales sobre el uso incesante y a menudo irresponsable de armamento pesado explosivo en zonas civiles densamente pobladas. Ahora que los dirigentes armenios y azerbaiyanos han comenzado a establecer acuerdos de seguridad, es imprescindible que los responsables de estas violaciones de derechos humanos sean obligados sin demora a rendir cuentas y que se proporcione reparación a las víctimas”, ha afirmado Marie Struther. 

En conclusión, Azerbaiyán se ha convertido en el patio trasero de Turquía y Armenia no abandona el ala Rusia, por cuestiones históricas y religiosas, pero sobre todo por de seguridad y comerciales. Siempre es bueno tener un amigo en el  

Consulado de Azerbaiyán. Teléfono. (+598) 27 16 37 63 / 4 

Michael Añasco 

UyPress - Agencia Uruguaya de Noticias 

 


  Inicio  |  Columnas LAS HADAS Y SUS TERRORÍFICAS HISTORIAS Michael Añasco Si pensamos en hadas, lo primero que vienen es Frozen la películ...